*♥*´¯`*.¸¸.*´¯`* BIENVENIDOS A MI BLOG *´¯`*.¸¸.*´¯`*♥*

RENATA , LA RANA.



Estaba Renata, la Rana, en un pequeño charco, distraída con el movimiento de las olas que se formaban cuando ella se movía de posición para mantenerse húmeda en un mediodía cálido, que no pasaba frecuentemente en época de lluvias. Varios insectos se posaron a su alrededor pero no tuvieron miedo ya que vieron que Renata no tenía ganas de alimentarse con ellos…Juan, el Búho, se acercó desde un árbol donde tomaba sombra, y saludó a Renata, pero estaba tan distraída que se pegó un gran susto cuando oyó al buhito… saltó lejos y quedó cerca a un pedazo de tronco hueco que le podía servir de protección!Ya cuando Renata tomó control de sí misma, le contestó el saludo al Búho, y le preguntó: - oye Juan, por qué las ranitas saltamos cuando nos asustamos?; y él le contestó sabiamente:- Es una reacción automática que en caso de peligro, verdadero o falso, te hace huir para protegerte; aclaro que el peligro puede ser falso, como ahorita que te saludé, porque yo no quería hacerte ningún daño; pero el cerebro no piensa en ese momento, y sólo actúa el cuerpo alejándose de la fuente, del origen, del posible peligro...- Ahhhh!... pero si yo no estaba pendiente de mi alrededor, por qué salté?... no se supone que la mente controla al cuerpo? y yo definitivamente no le ordené a mis piernas que saltaran???Y Juan, que sabía la respuesta, trató que ella la descubriera por sí misma… que le parece al Búho que es una manera muy buena de aprender las cosas… así que le preguntó:- Renatica, cuando tú estás respirando, tú piensas: ahora inhalo aire!, ahora lo mantengo en los pulmones, ahora lo boto, ahora dejo descansar un rato y no respiro, y otra vez ahora vuelvo a respirar?... tú haces eso para tomar aire?- Pues yo no respiro de esa manera, yo no le pongo atención a eso… yo me la paso pensando en otras cosas, como por qué tú puedes volar y yo no; por qué yo puedo nadar debajo del agua y las aves no; me pongo a pensar en el viento, en el agua, en el pasto… y cuando tengo hambre, pues pienso en comerme un delicioso grillo, pero a veces sólo encuentro mosquitos y zancudos… pero pensar en respirar, pues no lo hago…- O sea que no estás atenta a tu cuerpo, no estás pendiente de qué sucede contigo misma internamente?- Sí Juan, eso mismo – contestó Renata -. Yo creo que el cuerpo se maneja por sí sólo, y lo hace sin que nosotros lo pensemos… pero ahora que me lo dices, pues también debe suceder algo similar con mis saltos cuando me asusto: mi cuerpo se maneja por sí solo, y para protegerse de algo, salta sin yo tener que pensarlo, porque de pronto sería demorado que yo tomara una decisión sobre cómo defenderme de algún peligro que se me presente; así que seguramente mi cuerpo me aleja de algo peligroso, y luego yo sí puedo decidir mentalmente sobre qué reacción sería la más adecuada o acertada para cada caso… Pensándolo aún mejor, es la manera adecuada de salvarse a uno mismo, que no se tenga que pensar en una solución antes de ejecutarla, sino salir saltando y tomar la mejor decisión únicamente luego que estemos alejados de lo que nos pueda lastimar.El búho se lo confirmó: - Sí Renata, tienes razón; la forma en que nuestro organismo nos salva de los peligros es como tú dices; pero no todo el tiempo tiene que ser así… podemos entrenar nuestro cuerpo para estar alerta a cada momento; para estar atentos a las situaciones de nuestro alrededor, y no andar distraídos siempre, sino estar ocupados pensando, pero poner atención al entorno que nos rodea sin que interrumpa lo que estamos analizando mentalmente!La ranita creía que comprendía a Juan, pero le pidió que fuese un poco más claro; ella sabe que quedarse con una duda en algún momento de la charla puede hacer que todo el significado de lo que sigue en la conversación se olvide rápidamente, o se entienda mal.- Entonces mira, continuó Juan explicando: el cuerpo de cada uno necesita que nosotros estemos pendiente, estemos atento de cómo está haciendo las cosas; el cuerpo necesita órdenes claras para funcionar adecuadamente; por ejemplo la respiración: cada quien respira de manera diferente, de manera a como se acostumbró cuando era niño… pero mira a un recién nacido cómo respira, y verás que no respira como respiramos ahorita; nos olvidamos de respirar porque pusimos nuestra atención en otras cosas, en lo externo, no en nosotros mismos que es lo importante…El Búho siguió con otro ejemplo: cuando sientes calor, inmediatamente buscas un charco donde refrescarte; cuando estás con frío, te sales del agua y te pones al sol… Si puedes detectar que empezarás a sentir frío, calor, o en general cualquier sensación antes de que te sea molesta, pues no necesariamente tendrías que moverte de lugar físicamente, sino que imaginando en qué lugar estarías más fresca, o más tranquila, tu cuerpo podrá calmar esa sensación que tengas, que te produce incomodidad, sin tener que desplazarte a un charco, o salir de él.- Espera Juan, interrumpió la ranita; me estás diciendo que con sólo pensar que tengo calor, así me esté muriendo de frío, mi cuerpo se calentará?... me parece muy raro que pueda suceder eso!- Claro que sí se puede hacer, contestó Juan; pero tenemos que entrenar al cuerpo… así como hay personas que no sienten dolor cuando se acuestan en una tabla llena de puntillas, el estar atentos a nuestros cambios en el cuerpo puede evitar el irnos a otro lugar si tenemos cualquier sensación física; podemos tratar de mejorarnos cuando sabemos que nos van a doler nuestras patas al cargar cosas pesadas… claro que todo esto sólo se puede lograr si además de estar pendiente de nuestro cuerpo, tomamos buenas decisiones; porque si cargamos algo que sea demasiado grande para sostener, obviamente tendremos dolores en nuestros músculos; todo lo que te digo tiene que ver también con pensar equilibradamente, con deducir qué cosas son buenas, y qué cosas no tan buenas para nosotros.- Sí Juan; pero entonces mira el caso siguiente y dime cómo hago para controlar mis pensamientos; a veces siento rabia con los sapitos que vienen a decirme cosas feas, a veces siento deseos de ser novia de uno de ellos, otras oportunidades sólo pienso en ser una ola en el agua; mejor dicho, me la paso pensando en bobadas, porque sé que son cosas sin importancia, y a veces me da rabia por estar siempre pendiente de los sapitos de la finca!... cómo puedo controlar mis pensamientos y sólo pensar cosas realmente importantes?Y el Búho le aseguró: para empezar a mantener tu mente limpia y concentrada en las cosas importantes, para estar siempre atenta de todo lo que sucede a tu alrededor, deberás empezar a pensar en tu respiración… cuando tú empiezas a estar atenta de cómo respiras, los pensamientos sin importancia saldrán de tu mente; cada uno de los procesos de respiración harán que tu cerebro se concentre primero en tu organismo, y luego dé paso a sólo pensar en lo que es más importante que tú: a pensar en tu prójimo, a buscar maneras para ayudarlo, para brindarle amor, para darle alegría y felicidad.Juan continuó: - Cuando tu mente no se preocupa por tu bienestar físico, por sentir frío o calor, por sus dolores, tus pensamientos sólo serán a favor de los demás, en inventarte nuevas cosas para el bienestar general de tu familia, amigos, y en todos en el planeta. Si tu mente deja de sentir emociones de odio o indiferencia, o deja de querer no hacer nada, entonces empieza a pensar en Dios, en Amor, en Servicio, y eso te pondrá alerta a cada momento, y estarás atenta y concentrada al mismo tiempo.Renata se sintió muy feliz porque sabe que Dios, nuestro Padre, nos dará la fuerza para estar atentos para ayudar a todos nuestros familiares, vecinos y amigos, y claro que a nosotros mismos. Se despidió de Juan, y se fue a contarles a los sapitos lo que había descubierto sobre una mente atenta y conciente, lista para ayudar.

No hay comentarios:

Photobucket"