*♥*´¯`*.¸¸.*´¯`* BIENVENIDOS A MI BLOG *´¯`*.¸¸.*´¯`*♥*

SAPO Y SEPO QUIEREN UN HELADO.

Un caluroso día de verano, Sapo y Sepo estaban sentados junto a la charca. –¡Sería estupendo tener ahora unos helados bien fríos y dulces! –dijo Sapo. –Qué buena idea –dijo Sepo–. Espérame aquí, Sapo. Volveré enseguida. Sepo fue a la tienda. Compró dos grandes conos de helado de chocolate. Sepo lamió uno de los conos. –A Sapo le gusta el de chocolate –dijo Sepo–. Igual que a mí. Sepo volvió por el camino. Una gran gota blanda de helado se escurrió por su brazo. –Este helado se está derritiendo con el sol –dijo Sepo. Sepo caminó más aprisa. Muchas gotas de helado derretido volaron por el aire. Caían en la cabeza de Sepo. –¡Tengo que volver corriendo hasta donde está Sapo! –exclamó. El helado se derretía más y más. Chorreaba por el saco de Sepo. Salpicaba sus pantalones y sus pies. –¿Dónde está el sendero? –gritó Sepo– ¡No veo nada! Sapo seguía sentado junto a la charca esperando a Sepo. Un ratón pasó corriendo. –¡Acabo de ver algo terrible! –gritó el ratón–. ¡Era grande y café! –¡Algo cubierto de ramas y hojas avanza hacia aquí! –gritó una ardilla. –¡Ahí viene una cosa con cuernos! –voceó un conejo–. ¡Sálvate! ¡Huye! –¿Qué podrá ser? –preguntó Sapo. Y aquella cosa con cuernos gritó su nombre: –¡Sapo! ¿Qué podrá ser esa cosa tan extraña? Escritor Arnold Lobel Tomado del sitio el rincon de lecturas. _______________________________________________________

No hay comentarios:

Photobucket"